investigaciones artísticas : el dolor de colombia por fernando botero

El Museo Nacional de Bellas Artes, que hace doce años albergó una gran muestra de pinturas y esculturas de Fernando Botero, presenta ahora medio centenar de sus dibujos y pinturas inspirados en el tema de la violencia en Colombia, realizados entre 1999 y 2004.

Descubre la galería de imágenes que tomamos en la exposición de Botero haciendo click en las imágenes:

Registrate y expone tus cuadros, publica tus poesías, cuentos, fotos artísticas. Es gratis y es muy fácil. Click aquí para registrarte.

En esta nueva serie de Botero se observa integración original entre una “nueva objetividad” posmoderna y el difuso “realismo mágico” que sobrevuela la adjetivación habitual de su poética, tan afá n a las atmósferas narrativas de su compatriota García Márquez.

Mujeres que lloran a sus hijos muertos, crudas imágenes de hombres apuntando sus ametralladoras o machetes, un desfile de ataúdes, una mujer secuestrada que implora piedad en un cuartito sofocanteese es el dolor de una Colombia reflejada a traves de los ojos de uno de sus artistas plásticos más grandes: Fernando Botero.

“El dolor de Colombia en los ojos de Botero” es el nombre de una muestra que exhibe con todo dramatismo la violencia que desgarra al vecino país desde hace décadas. La muestra permanecerá en el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires hasta el próximo 13 de agosto.

Según testimonios, los visitantes recorren la muestra con admiración, pero también con cierto azoramiento: no hay aquí el menor asomo de ese humor irónico y socarrón con el que Botero contempla la sociedad en sus obras más conocidas.

Acerca de Fernando Botero:

Nace en Medellín, Colombia, en el año 1932. Fernando Botero se graduó en 1950 en el Liceo de la Universidad de Antioquia, sita en su ciudad natal. Posteriormente viajó a España para estudiar a los grandes maestros de la pintura española (en especial a Goya y Velázquez).

Sus primeras obras de retratos, paisajes y escenas costumbristas están realizadas con una pincelada muy suelta, que se irá empastando progresivamente, al tiempo que tanto la perspectiva como las figuras se hacen arbitrarias.

A principios de los años sesenta Fernando Botero se estableció en Nueva York, donde sus pinturas le granjearon una notable popularidad en el mercado artístico estadounidense. Entre sus obras más conocidas cabe destacar La alcoba nupcial, Mona Lisa a los doce años y El quite. Su traslado a Parí s coincidió con sus primeros trabajos escultóricos, que compartí an las caracterí sticas de su obra pictórica.

En la década de 1980 Fernando Botero se convirtió en uno de los artistas vivos más cotizados del mundo, y algunas esculturas suyas realizadas en bronce, mármol y resina fundida (Mujer a caballo, Perro, La corrida, etc.) pasaron a ser parte integrante del paisaje urbano de muchas ciudades.

El estilo de Botero, plenamente figurativo, se caracteriza en lo plástico por cierto aire naïf y en lo temático por la representación de personas y animales siempre como figuras corpulentas, incluso claramente obesas.

“No hay mejor y más incisivo testimonio de la criminal inutilidad de la violencia que el que van dejando las imágenes de los artistas visuales a lo largo de la historia”, sostuvo Roberto Bellucci, director del Museo Nacional de Bellas Artes de Argentina, que hace 13 años albergó una gran muestra de pinturas y esculturas de Botero.

Según Bellucci, el artista colombiano “no pretende exacerbar el horror; por el contrario, su objetivo es atenuar la agresión de la cruda imagen testimonial derivándola hacia una descripción figurativa afín a su ideología y a su estilo”.

Se podrá visitar la exposición hasta el 13 de agosto de 2006, de lunes a miércoles de 12.30 a 19.30, jueves y viernes de 12.30 a 21.00, sábado de 9.30 a 21.00 y domingo de 9.30 a 19.30, en Avenida del Libertador 1473.

Fuentes:

elobservador.rctv.net

www.vuenosairez.com

telam.com.ar

MNBA – Museo Nacional de Bellas Artes

Leave a Reply